Testimonios

Padres y madres destacan admisión especial para los hijos/as de funcionarios de la Universidad de Concepción
 

Funcionarios de diversos estamentos de la Universidad de Concepción destacaron la oportunidad y apoyo que significa para las familias la admisión especial para los hijos/as de trabajadores/as, uno de los beneficios con que cuentan los trabajadores y trabajadoras con contrato indefinido, en cargos de media jornada o más, que no preste servicios en otra institución de educación y sumen más de un año de antigüedad en la UdeC.

Paulina Vallejos, Jefa de Carrera de Auditoría, en el Depto de Gestión Empresarial del Campus Los Ángeles: “Mi hijo Juan Manuel está feliz estudiando en la Universidad de Concepción. Nunca lo había visto tan contento en toda su vida. Fue una alegría y un compromiso de toda la familia, porque él entiende que nosotros pertenecemos a la familia de la Universidad de Concepción, que estamos todos con la camiseta de la UdeC, por tanto, él está feliz donde está”.

Gabriela Tapia, administrativa de la Facultad de Ciencias Naturales: “La admisión especial es una alternativa excelente para los funcionarios de la Universidad. Mi hijo Diego está feliz estudiando Agronomía y consciente de la oportunidad que esto significa, lo que lo ha llevado a esforzarse mucho más”.

Ernesto Bello, auxiliar de la Facultad de Ciencias Sociales: “Acá también está involucrado el mérito de ellos, las notas de Enseñanza Media, el puntaje que obtuvieron, además de este beneficio de los papás. Y yo vi el esfuerzo y las ganas que le puso mi hijo Nicolás, durante todo el año pasado, porque Ingeniería no es una carrera fácil”.

Verónica Cárdenas, Oficial Administrativa de la Biblioteca Central: “Yo no conocía este beneficio. Cuando me informaron y vimos que Nicole tenía el puntaje para postular a este ingreso especial y estudiar Ingeniería Ambiental, fue maravilloso. Es un apoyo más de los muchos que tiene la Universidad para sus funcionarios, así que estamos felices”.

Ángelo Sepúlveda, guardia de seguridad: “Ignacio está muy entusiasmado con sus estudios. Se enamoró de la carrera y eso como familia significa una gran satisfacción para todos. Cuando supimos que había sido seleccionado y entraba a la Universidad de Concepción fue emocionante para todos, fue un orgullo tremendo, fue casi como cuando nació, por el prestigio de la Universidad y porque llevo 29 años, gran parte de mi vida, trabajando acá”.

 


 

Testimonios Personal que se acoge a Jubilación Año 2019
 

Heriberto Araneda Cartes

Profesor Asociado del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Facultad de Medicina. Con 43 años de servicio, destaca entre todos los beneficios que otorga la Universidad, el apoyo que tuvo para poder perfeccionarse en el extranjero. 

“Yo me gané la Beca Enrique Molina y estuve tres años y medio en Estados Unidos haciendo un doctorado y durante ese tiempo tuve una ayuda económica invaluable de la Universidad, que me permitió estudiar con tranquilidad, junto a mi señora y mis tres hijos. De todos los beneficios que entrega la institución, ese es mi mayor agradecimiento”, "Acá se puede construir familia, con tranquilidad y proyección laboral, y también uno forma parte de la gran familia universitaria”, señaló. 

Juanita Sanhueza Flores

En sus inicios en la UdeC, en el año 1975, trabajó en el Departamento de Contabilidad, en la Casa Central, y desde hace 30 años aproximadamente se desempeña como Secretaria Ejecutiva en la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas. Durante estos años concilió su trabajo y maternidad y tiene claro que sin el Sistema de Bienestar de la Universidad, habría sido muy distinta su trayectoria laboral. 

“A mis tres hijos los crié en la Sala Cuna de la Universidad. Luego, crecieron y se educaron acá, con el respaldo que daban las becas y que permitía que estudiaran varios a la vez”, expresó. De igual forma, beneficios como la Renta Vitalicia son un gran complemento para los funcionarios más antiguos, acotó: “Sobre todo, porque a los 65 años uno no es tan mayor y puede iniciar algún nuevo emprendimiento”.

Destacó, además, el apoyo constante para los funcionarios que enfrentan esta nueva etapa de la vida. “Eso es importante, porque hay mucho afecto involucrado. Es toda una vida. Es como dejar a una familia, muy querida”, recalcó. 

 

Miguel Rivera Romero,

Auxiliar Mayor de la Facultad de Ciencias Químicas, se ha desempeñado durante 37 años en la Universidad, cumpliendo diversas tareas y donde el eje de acción siempre fue el respeto y compromiso con la labor diaria. 

Compromiso, dijo, que fue retribuido por la institución a lo largo de los años. “No se trata sólo de que pueda tener una renta vitalicia al jubilar, que es un respaldo económico muy grande, también mis hijos pudieron estudiar con becas. Y cuando me ocurrió alguna desgracia, como pasó para el terremoto o cuando estuve enfermo, tuve el apoyo de toda la gente, para recomenzar”, subrayó. 

“Con todo lo que me ha entregado la Universidad, me voy más que agradecido. He sentido lo que es ser parte de la familia universitaria y eso no tiene precio”, acotó.

 


Dennys Reverol

Operador del Centro de control de camaras de vigilancia en la UdeC
Dirección de Servicios

 

“Tengo una responsabilidad con los estudiantes, profesores y visitantes; y desde acá los estoy cuidando”. Tengo dos patologías  Artritis reumatoide y Parkinson juvenil. Enfermedades que no me han impedido demostrar  conocimientos y responsabilidad con el trabajo.

A mis 39 años, estoy feliz con mi trabajo y con la ciudad que me acogió. Pero, sobre todo, me confieso agradecido y con sentido de pertenencia con la Universidad de Concepción: “Solo quiero decir una cosa: gracias por confiar en mí. Voy a retribuir de la mejor manera”.